La mayoría de los alumnos del primer año optan por vivir en uno de nuestros dormitorios ya que éstos quedan cerca a los edificios académicos y demás recursos universitarios.

Se han designado ciertos dormitorios como “comunidades de aprendizaje” en las cuales los alumnos que comparten intereses académicos semejantes pueden concentrarse, creando así una manera excelente de establecer nuevas amistades.